Veneno de Serpiente

Veneno de Serpiente
A veces de lo malo se puede sacar algo bueno, es el caso del veneno de serpiente.

En Medicina
.
Los venenos de ciertas especies de ofidios podrían evitar la formación de metástasis en el cáncer o ayudar a curar las parálisis.
Una empresa farmacéutica de Basilea es pionera en las investigaciones en este campo.

La picadura de una serpiente puede ser muchas veces mortal porque el veneno del reptil contiene substancias letales como las neurotoxinas, cardiotoxinas, nefrotoxinas y hemorraginas.
Sin embargo, las propiedades tóxicas de estas substancias, utilizadas en cantidades y formas definidas, pueden tener usos curativos. Desde hace más de 2.000 años los chinos mezclaban el veneno de ciertas serpientes con otros remedios naturales para curar diferentes males.Con la técnica, basada en la química combinatoria, se han podido analizar proteínas presentes en cantidades minúsculas.
Algunas serpientes tienen una clase de proteínas en su veneno que pueden tener aplicaciones potenciales contra enfermedades cardiovasculares y el cáncer.
El tratamiento de los envenenamientos por ofidios consiste en contrarrestar los numerosos problemas ocasionados por el veneno con un tratamiento sintomático o en inyectar al paciente los anticuerpos capaces de neutralizar las principales toxinas inoculadas. Se conoce como seroterapia antivenenosa.
Algunas de las aplicaciones típicas son los diagnósticos de la coagulación sanguínea, la detección precoz de la trombosis y la terapia de los problemas de coagulación sanguínea."Protac",por ejemplo, es una sustancia altamente específica procedente del veneno de la víbora norteamericana, que se utiliza para la determinación de proteína C en la sangre.

Se utiliza diariamente en hospitales para obtener información sobre el riesgo de trombosis de los pacientes. Otras sustancias tienen un efecto farmacéutico y pueden reducir la viscosidad de la sangre o mejorar la capacidad de coagulación.En todo el mundo se conocen aproximadamente 4.000 tipos distintos de serpientes. Solamente un 10 por ciento aproximadamente tienen un veneno que pueda utilizarse para finalidades farmacéuticas.
El veneno de estos animales ya ha sido estudiado anteriormente para intentar delimitar su potencial en el tratamiento de los ataques al corazón y trombosis. Así, el veneno de la serpiente de Copperhead, por poner un ejemplo, ralentiza el crecimiento de tumores y que rebaja los índices de metástasis en los cánceres de mama y de pulmón en ratones en un 70%. El estudio sugirió que las desintegrinas pueden tener efectos inhibidores en el crecimiento de algunos tumores cancerosos en los pulmones, los senos y la piel en ratones.
Riesgos
Produce dolor e inflamación en el lugar de la administración. Esto suele ir disminuyendo progresivamente ha medida que se van administrando las inyecciones.
Belleza
Los científicos que han estado estudiando este poder paralizante durante largo tiempo, han descubierto un polipéptido en el veneno de la Víbora del Templo que reduce las arrugas de expresión al inhibir las contracciones musculares. Al parecer, el veneno de serpiente, contiene entre otras cosas aminoácidos, que se aprovecharían para evitar que el músculo se contraiga y detener el avance de las arrugas en la piel.
Los productos que contienen veneno de serpiente son muy comunes entre las actrices de Hollywood que siempre están preocupándose por retardar los efectos del envejecimiento. Este producto ha tenido una gran acogida sobre todo, porque a diferencia del Botox, no requiere del uso de agujas y permite que el rostro se mueva de acuerdo a las emociones.
El veneno a través de la historia.
La palabra veneno proviene del latín venenum, una voz que tiene dos acepciones contradictorias: significa tóxico, pero también remedio o curación. Algo que también ocurre, curiosamente, con la voz griega farmakon, de la que derivan, entre otras, fármaco y farmacia, y que se empleaba para designar el antídoto, la medicina, pero también el tóxico. Y es que la diferencia entre curar y envenenar ha sido siempre sutil. A Paracelso, el célebre médico del siglo XVI, se le atribuye la idea de que “no existen venenos, sino dosis”.
Sin embargo, por lo común tendemos a considerar como serpientes venenosas sólo a aquellas que son peligrosas para el hombre y para sus animales domésticos y de pastoreo, pero en términos generales, si la serpiente tiene veneno luego entonces debe ser venenosa.
Cuando el veneno es de origen animal se llama ponzoña; desde hace siglos se han utilizado sustancias extraídas de la naturaleza para emponzoñar armas o brebajes.
En la Roma imperial era tan común su uso que, según escribe Roberto Pelta en ¨El veneno en la historia¨, muchos patricios tenían un criado, el praegustator, que cataba la comida para comprobar que no estuviera envenenada, a riesgo de su propia vida.

También en la guerra el veneno se ha utilizado como arma desde tiempos remotos. Los cartagineses arrojaban contra el enemigo cestas llenas de serpientes venenosas, y en el Nuevo Mundo los indios lanzaban a los conquistadores flechas impregnadas con curare, uno de los venenos más letales que se conocen.

El arte del envenenenamiento alcanzó uno de sus momentos cumbre durante el Renacimiento italiano, cuando los Borgia resolvieron todo tipo de problemas políticos con la cantarella, el temido veneno cuya composición exacta todavía se desconoce.

Entre los personajes históricos que murieron envenenados se suele citar a Napoleón Bonaparte. La costumbre de la época de regalar mechones de pelo a familiares y colaboradores cercanos permitió encontrar en sus cabellos restos de arsénico.
Fuentes :http://www.venelogia.com
http://www.20minutos.es/noticia/
http://es.mt.com/mt_ext_files/Editorial/Generic

1 comentario:

  1. buen blog aunque me ubiese gustado haver visto el video.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...